miércoles, 29 de marzo de 2017

El Naturalista Cojo cumple su primer aniversario firmando una gran actuación en los Premios 20Blogs

A falta de conocer la decisión definitiva por parte del jurado del concurso, los resultados no podían ser más positivos. El Naturalista Cojo ha logrado cosechar un meritorio 6º puesto en la XI Edición de los prestigiosos Premios 20Blogs que organiza anualmente el diario 20 minutos.

Un total de 128 bitácoras concurrían en la categoría 'Solidario', a la que hemos presentado nuestro blog. Nuestra apuesta por la integración a través del conocimiento y disfrute del medio natural ha convencido a los votantes de 20minutos.es. (ver aquí)

Mucho más competida estaba la categoría 'Redes sociales y videoblogs', en la que decidimos inscribir nuestra página de Facebook. ¡Nada más y nada menos que 2762 participantes! Aquí también hemos hecho un buen papel, alcanzando con 6 votos el puesto nº55, el mismo que sitios tan importantes y reconocidos como Naturaleza Cantábrica, mejor blog de medio ambiente del año 2013. (ver aquí)

Así, El Naturalista Cojo entra por la puerta grande en el top ten del ranking clasificatorio tras la que es su primera participación en estos premios. El próximo viernes 7 de abril se darán a conocer los finalistas en cada una de las categorías. ¡Crucemos los dedos!

Clasificación categoría 'Solidario'. //Captura de pantalla 20minutos.es

Para nosotros ya es una victoria haber llegado hasta aquí. Hoy se cierra un año increíble. Un año en el que hemos querido acercar la naturaleza del Baixo Miño a través de un punto de vista diferente y muchas veces ignorado: el de las personas con discapacidad física, psiquica y sensorial.

Solo nos queda agradecer a todas aquellas personas que a título individual o colectivo nos han hecho crecer y madurar, confiando en nosotros para la realización de diversas actividades de educación y sensibilización ambiental y social, entre otros:

a Luis Herminio Amigo Estrada, coordinador del Aula da Natureza do río Miño, por haber sido el primero en creer en nosotros; a Edgar Melchor Fernández y Carla Delgado, periodistas redactores en Faro de Vigo y La Voz de Galicia edición Ourense  respectivamente, por dar "voz" a nuestras ideas e inquietudes; a Marcos Rodríguez Pantoja, "el niño salvaje de Sierra Morena", con quien hemos tenido la oportunidad de compartir una jornada inolvidable, por demostrar que no hace falta saber leer o escribir para saber transmitir; a Nuria, de Asociación Forestal e de Educación Ambiental 'A Jalleira', por contar con nosotros en la organización de la "Foto ruta polo esteiro do Miño"; a Olga Rodríguez Vicente y Jorge Pazos Giraldez, profesores del CEIP As Solanas de A Guarda, por esas preciosas "Saídas Ecolóxicas pola Discapacidade e a Saúde Mental" con los niños de educación primaria, ¡tres días de aprendizaje y emociones en contacto directo con la naturaleza!; a Laura de Avelaiña Saúde Mental, por desterrar mitos y prejuicios sobre las enfermedades mentales: a Dany, por creer en un futuro mejor; al CEIP Cruz Budiño de O Porriño; a Julio Valeiras de Valora-Natura, por poner todo su tiempo y empeño en devolver a la vida a las maltratadas Gándaras de Budiño; a Agustín Ferreira Lorenzo en representación de todos los amigos de ANABAM Asociación, siempre dispuestos a colaborar en lo que haga falta; a Ruben Blanco Martínez en representación de los amigos de Colectivo Matogueira, por haberme invitado a las "II Xornadas Ambientais da Comunidade de Montes de Coruxo"; a Juan Ramón Martínez Barbosa, Director de Noticias O Rosal y a Luis Paz, Administrador de Faunicas.net, por darnos a conocer a través de sus respectivas páginas web, a las que por cierto, recomendamos que visitéis; a Ruben Moreno, por el fantástico logo que nos ha hecho y del que nos sentimos tan orgullosos; a nuestros colegas BIRDERS, sin los que tantas y tantas citas de aves no hubieran sido registradas y documentadas; a César Blanco Arias y Ángela Saa Martínez, grandes amigos, por todo el apoyo y la ayuda que nos han prestado en todo momento; a Alberto Rivero Saeta, por guiarnos en esta nueva aventura en la que nos hemos implicado con ilusión y con pasión...

y por supuesto, a todos los amigos que nos leéis y nos seguís a través de Facebook, Twitter y Youtube. ¡Sin vosotros no habría sido posible! Pero esto no ha hecho más que empezar... ¡Nos acompañas?















lunes, 27 de marzo de 2017

La singladura de la delawarensis

"Si Colón no hubiera descubierto América la habrían descubierto los ornitólogos al observar las rarezas que de allí provienen".
Estas frase, bonita por acertada, una frase que me recordaba hace tan solo unos días mi buen amigo Alberto Rivero, podría ser un buen punto de partida para el relato que os quiero contar...

Ha pasado mucho tiempo desde que llegara a mis oídos la historia de una gaviota de Delaware de extraño comportamiento. Unos dos o tres años, aproximadamente.

Llegada desde las lejanas tierras de Canadá o Estados Unidos, quien sabe, esta preciosa embajadora del Nuevo Mundo ha atraído la atención de ornitólogos de todo el país.

Fue Manuel Xestoso, pajarero vigués, el primero en darme referencias del famoso Lárido del Miñor. Cumplía su primer invierno de vida. Es ahí, en la Zona de Especial Conservación (ZEC) A Ramallosa, donde ha decidido instalarse hasta el día de hoy.

Su aspecto ha cambiado mucho desde entonces. Como ocurre en todas las especies de gaviota, su plumaje ha sufrido notables variaciones anuales hasta completar la librea de adulto que luce actualmente.

Gaviota de Delaware en la playa de A Ladeira (Baiona). //Manu Sobrino

Pero fue otro ornitólogo y naturalista, el también vigués Adolfo Lomeña, el primero en percatarse de la presencia de este atípico animal. Concretamente, el 22 de noviembre de 2014. En otras palabras: nuestra protagonista lleva afincada en Baiona más de dos años ininterrumpidamente. Y no parece que tenga intención de marcharse.

El hecho de tenerla tan fácil, tan "a tiro" a sólo 30 kilómetros de casa demoró más de lo que cabría esperar una visita a esta localidad para conocer al ave del que todos mis colegas hablaban.

Animado por varios compañeros, el pasado fin de semana decidí ir a su encuentro. Tenía información precisa acerca de su localización; de aquellos lugares por los que mostraba especial querencia.

Sabía a lo que me enfrentaba. Era un día soleado, primaveral... y era domingo. Con todo lo que ello conlleva: cientos de familias con niños dando voces, perros sueltos, cochecitos turísticos invadiendo las playas... Todo ello en un espacio "protegido" de apenas 90 ha. que soporta una presión humana desmedida. ¿Aguantaría tantas molestias?

Me recorrí media playa de A Ladeira sistema dunar que protege la zona de marisma del embate del mar  identificando a todas las gaviotas que me salían al paso. Todas patiamarillas. Había muy pocas, por lo que no tardé en alcanzar el extremo sur del arenal. El punto exacto en el que había sido vista la delawarensis en los últimos meses.


Sólo quedaban tres. Un rápido barrido con los prismáticos me permitió reconocerlas. Dos de ellas michahellis, es decir, patiamarillas. Pero aquella era distinta... Destacaba una marcada banda transversal negra que atravesaba el pico de color amarillo. El iris del ojo, precioso, acaramelado, dotaba al animal de una mirada profunda. Por último, su menor tamaño la delataba perfectamente. No había lugar a dudas... ¡La Delaware!

Se pasó la mayor parte del tiempo alimentándose en solitario, evitando en todo momento la cercanía de las demás gaviotas. Realizaba vuelos muy cortos. En varias ocasiones lanzó su agudo y lastimero reclamo, muy diferente al grave y potente grito de sus parientes más grandes. (escuchar aquí) Acompañaba sus finas notas con graciosas contorsiones de cabeza y cuello. Reivindicaba la propiedad de su territorio, esperando tal vez la respuesta de una hembra con la que aparearse...

No pude evitar sentir compasión por él. Su necesidad de afecto, de compañía, de amor, jamás será cubierta aquí. Estaba sólo, apartado de los suyos por un vasto charco que nunca debió cruzar.

Su peripecia le ha llevado a conquistar un viejo y desconocido mundo. Cuando regrese, portará bajo sus alas el anuncio de su descubrimiento. Como el famoso almirante Genovés cuando arribó a esta costa a bordo de la carabela 'Pinta'. ¡Le deseamos, pues, buen viaje!

miércoles, 8 de marzo de 2017

Plantando árboles, sembrando futuro...

Ayer fui invitado por Julio Valeiras coordinador en ValoraNatura y miembro de la Sociedad Gallega de Historia Natural a conocer y colaborar en las tareas de restauración de la parcela en la que se encontraba el antiguo Centro de Interpretación da Natureza de As Gándaras de Budiño. Una cita a la que, evidentemente, no quise faltar.

Acogidos al proyecto Voz Natura, un grupo de alumnos de 3º, 5º y 6º de Primaria del CEIP Cruz Budiño, acompañados por personal del Obradoiro de Emprego del concello de O Porriño, llevaron a cabo la plantación de más de un centenar de árboles de especies autóctonas (robles, alcornoques, fresnos, madroños...). Tarea que finalizaron en mucho menos tiempo del que estaba previsto. Yo mismo quise poner mi pequeño grano de arena con la plantación de uno de estos árboles.

La jornada comenzaba pasadas las 10:30 h. de la mañana, con la llegada del autobús que transportaba el frágil y valioso "equipaje": los árboles destinados a ser plantados.

Organizados en grupos por sus profesores, atendiendo a las explicaciones previas de Emilio Agente de Medio Ambiente del Servicio de Protección de la Naturaleza los niños se pusieron rápidamente manos a la obra.

Entretanto, Julio me mostró una serie de fotografías que ilustraban perfectamente la espectacular transformación que había sufrido aquella parcela en apenas 15 años, cuando fue levantado el Centro de Interpretación da Natureza de As Gándaras de Budiño, un edificio inaugurado en 2002 con fondos europeos y que jamás se llegó a utilizar. En años sucesivos, el malogrado edificio fue abandonado, desmantelado, demolido y convertido en triste vertedero. El punto de inflexión llegaría en 2016, con el inicio de los trabajos de restauración con la ilusión y el esfuerzo de un puñado de voluntarios coordinados por la Sociedade Galega de Historia Natural - Pontevedra.

Una labor lenta y sumamente compleja que empieza a dar frutos... Los terrenos recuperados vuelven a ser ocupados por gran variedad de anfibios, entre los que destacan los numerosos sapillos pintojos que pudimos ver y estudiar con detenimiento. Solo queda esperar a que el paso del tiempo y la propia naturaleza completen el proceso.

ValoraNatura es un proyecto colaborativo de diferentes organizaciones medioambientales y culturales interesadas en conservar el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Gándaras de Budiño. Agradecer a Julio por haberme invitado a participar en un día tan especial. Estas son algunas de las fotos de la actividad, de la que se ha hecho eco el diario La Voz de Galicia (Haz clic en las imágenes para ampliar):